viernes, 6 de marzo de 2009

Hablemos de matar al tiempo...


Hablemos de matar al tiempo, de diseñar un escudo-atemporal que nos proteja del pasado. Y olvidar... Hablemos de caminar con lluvia sin saber que el agua moja. Sentarse en el cordón de Av. Rivadavia -de forma salvaje- y escuchar a la gente molestarse porque ocupas un lugar publico -¡Alguien no sabe vivir en sociedad!-

Lapsus: "Ayudame a caminar las horas para que el tiempo no me corra" Basta. El deber ya no manda ¿no? "Toda una vida aplasta por mascaras sin vida. Un pasado de silencios absurdos. Una lastima" Un horrible asesinato al tiempo (?); que ya no corre, no acosa, no avanza. No está. No existe:

Un lugar diferente. Un pucho. Un amigo, mil voces. Una nota particular.
Tiempo Nulo. Año cero, día cero. Un tema en suspenso, hoy existe una nota sensible. Una nota que cuando dice: habla. Le agrada el silencio... Una nota llena de contradicciones (o no...). Eso es una caida a la tierra de pie. ¡Al fin! Quizas... el tiempo me aplastaba. Tomar al tiempo como una maquina-frie-neuronas... y asesinarlo. El tiempo es una herramienta inutil y vacia.
Y, aunque el que habla de matar al tiempo se refiera a "matarlo... por dejarlo ir": por usar un momento para no hacer nada... o elegir algo con que pasar el rato, no deberia preocuparse... porque el tiempo no es animico. Nunca vivió y no pienso darle vida: no almenos en mi.

Hablamos de matar al tiempo, como si fuera él el que nos mata. Como si fuera él el que manda.
Hablamos de matar el tiempo: como si en realidad existiera...
...
"Hablamos de matar el tiempo como si no fuera él, el que nos mata a nosotros"
Anonimous

1 comentario:

Anónimo dijo...

Tiempo nulo. Año cero, Día cero...
Cuanta razón.
Sin embargo y mal que nos pese, el tiempo está lejos de ser una herramienta.