domingo, 21 de noviembre de 2010

Who wants to live forever?!


Llegó el tiempo antes que yo:
Toma UNO


A la espera del ‘momento’

Invento que esperé como mucho tiempo escuchando que venías con el furgón.
Aunque fue ‘casi’ mucho tiempo porque, al rato,
ya esperaba que el tiempo se quedara.

Me gustó,
pedaleando no pasa nada.
Aunque pasaron mil cosas y como diez frenadas de estación.

(A)sentada entre esas piedras creí que ahí venias vos.
Si sos tan ágil como los ojos seguro vos, ya no sos.

Y aunque pasen 4 horas de vida entre faroles, y mil horas de furgón...
si no llagas no pasa nada,
La plaza es eterna en la estación.

22.30

Toma DOS


“Momentos que Invento a la espera del Tiempo”

Entrené mi mirada en cada parada,
por cada ventana de las puertas del furgón.

Fui toda una experta al chequear quien bajaba.
La campana ya no era nada
Nada más que todo el tiempo un bajón.

Sabía que si pasaba la parada sería una vieja canción de frenos y vagón.
Salteé los múltiples pasos que pasaron menos vos.

Y si no llegas no pasa nada,
La plaza es eterna en la estación.
22.45

Toma TRES


¡De(sastre) no se nada!

Me fui en palabras de nada y vi al sastre que así me vistió.
Desesperé un momento.
¡Ni un trago a saliva me dejó!

Inventé que describía al tiempo pero el momento me embistió.

Después fui bailarina, mis dedos en tinta danzaron esa sín-copa de tren y vía que orquestaron la ocasión.

¡Que desastre no se nada!
Ponerse un traje de persona es difícil en esta plaza,
Mas aun sin maracas que afianzan ese ‘yo’-que-sé-no-soy.

Que se yo, si de mi nada,
¿Que voy a saber de vos?

12/11/10
2300